gatoconejo

"Putita" – Los babasónicos.

15 de junio de 2005

Es increíble lo que hace la melodía de una canción. En esta, por ejemplo la letra no es nada de agradable y aún así una la canta de forma soñadora, casi romántica. Es, incluso, una canción dulce.

¿Qué poder tendrá la música? Alguien dijo una vez que las pirámides fueron construidas ayudados por ella. Sólo al repetir ciertas notas musicales lograron mover las piedras enormes, mediante la vibración. Es una teoría bastante controversial, y, además, imposible de comprobar, pero no deja de ser interesante, sobretodo cuando uno recuerda cómo en las culturas antiguas, las personas repetían sonidos monótonos para caer en ese estado de trance … y esto todavía pasa… ¿acaso nadie ha creído alguna vez que se va a volver loco escuchando esos sonidos?… a veces en el mismo caer constante y repetitivo de una sola gota de una cañería. O cuando un CD se queda pegado y repite y repite incansable el mismo sonido. Uno cree que va a perder el control.

Los nazis sabían de todo este poder cuando usaron música clásica para incentivar a los judíos de los campos de concentración. Lástima que luego quedó manchada mucha de esa música por el dolor, de la misma forma en que a todos se nos han manchado canciones de vez en cuando, que alguna vez hicieron reír, luego llorar, y, en general, cuando pasa el tiempo y vuelve a haber perspectiva, otra vez reír… a excepción de casos muy horribles, como fue para estos judíos.

Yo creo que hay que tener mucho cuidado con la música que uno escucha, porque tiene un poder superior al que podríamos creer. Tengo la impresión de que se mete bajo la piel, y que aunque sea invisible es PODEROSA, como el aire o quién sabe qué más… porque lo llena todo. En todo caso, con tener cuidado no me refiero a censurar canciones como “Putita” porque yo encuentro que EN LA MÚSICA TODO CABE. Es la oportunidad para traspasar límites y decir cosas que no se dirían de ordinario, de forma suave o escandalosa… Es siempre un desahogo, poder decir lo que se antoje y dibujar como a uno se le ocurra el universo, es alucinante.

Además, aunque las palabras puedan herir o sanar, nunca son tan fuertes como la música. Eso es fácil de comprobar. Basta con hablarle a alguien que no sepa qué decimos, como a un perrito. Uno puede decirle cosas horribles con una voz melódica y tierna, y el perro feliz mueve las colas. Al mismo tiempo, uno puede gritarle horriblemente puras preciosuras y el pobre animalito agacha sus orejas y huye, confundido.

Alguna vez leí que, en una conversación, las palabras sólo influyen máximo en un 15% (y eso que ahora hablo de seres humanos). El resto se compone de tono de voz, la forma en que se dice, y la posición corporal.

Parecido pasa con la música.




1 comentario en “"Putita" – Los babasónicos.

  • Anonymous dice:

    bueno lo que dices aquí de la música. Concuerdo plenamente. Es triste y a veces desgarrador cuando se mancha o se contamina aquello que es único y sagrado, como la música…

    amo casi todo lo que escribes,
    chau!!!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.