gatoconejo

El lugar correcto

31 de octubre de 2005

Fue para el 18 del 2002, cuando se me ocurrió irme al campo sola con dos amigas y sus respectivos pololos. Aunque tenía, por otro lado, varias amigas solteras que se habían ido a pasarlo en Maitencillo, con otros amigos, se me había metido en la cabeza que el campo era para mí la mejor opción, probablemente porque una de las amigas emparejadas es muy yunta mía, estaba pololeando recién, y yo no había asumido todavía que estaba en otra: no había hecho el switch.

Por supuesto que al final no fue tan grato como me imaginé. Pese a que siempre he sido bastante independiente, luego del cuarto día de escuchar eternas peleas sobre quien quería más al otro, empecé a sentirme sobrealimentada de amores que más encima no eran míos. Y no era sólo eso: en las fondas no tenía ni un momento de respiro porque, ya que no tenía con quien estar y no quería ser motivo de preocupación, debía estar en permanente movimiento, revolucionando la pista de baile, o arruinándome en las apuestas de folklóricos juegos… Además, mientras a mis amigas les pagaban todo, yo tenía ya que ir juntando moneditas, o buscar patrocinadores, para poder ir a la par, sin mencionar el soportar de fuertes lluvias fuera de época, que por estar al aire libre, atravesaban mis chalecos, y me hacían ver que, mientras a las otras las cubrían con la ropa prestada suficiente como para ir de expedición por la Antártica, la otra damisela en apuros, que era yo, era totalmente ignorada, pero ni siquiera podía enojarme por ello, pues era la consecuencia directa de no ser de nadie… Y probablemente ni me habría importado, si no fuera por tanto ostentar de amor ajeno, que ya me estaba volviendo un poco loca y en vías ya de pensamientos cebolla.

Lo cierto es que al final, pese a que fui muy invitada, era un cacho: En la rueda de Chicago, la única que se subía sola. En la noche, la única a la que le embutían los seres más bizarros para luego descaradamente desaparecerse, y la única que no saltaba de entusiasmo ante la posibilidad de volver a las 7 de la mañana. En los paseos de la tarde por los huertos, la única que tenía ganas de conversar, mientras los otros estaban en la nube… Al final era hasta un poco divertido, porque en uno de los carretes hasta se olvidaron de mí, y casi tuve que volverme a dedo, lloviendo más encima. Al final yo me sentía casi como un animal salvaje, circunstancial, lejano, indomesticado, de tan poco cuidada que era (por razones lógicas): La verdad es que estaba pelando el cable ahí, porque no pertenecía para nada.

Por alguna razón, nos devolvimos del campo un sábado. A esas alturas estaba aliviada de irme de ese ambiente tan extra dulcificado, pero también apestada de sentir que había pasado mi 18 entre nubes ajenas… hasta que recordé que mis amigas solteras estaban en la playa, ¡y tuve tantas ganas de ir!… Entonces decidí que llegaría como fuera, y así, en un momento de inspiración, al entrar a Santiago por el sur, me bajé del auto de los pololos en el metro Rondizzoni, quienes me miraban con la boca abierta, y con solamente una luca, partí a la Estación Central: Es cierto que no era suficiente, pero alguien tendría que ayudarme. Yo ya estaba allá. Estaba completamente decidida. Las otras, las de la playa, entenderían y me financiarían si era necesario, porque sólo tenía medios para llegar, y si es que.

Y así, recibí toda la ayuda… Llegué a Tur – Bus y cuando me dijeron que el pasaje valía 3 lucas y algo (siendo que ya tenía menos de una), antes de que alcanzara a pensar una solución, una señora se me adelantó y ofreció pagarme la diferencia. Sonrió contándome que tenía un hijo de mi edad y que le gustaría que a él lo ayudaran como ella lo estaba haciendo ahora. Yo acepté encantada y no tuve ni un asomo de culpa, porque estaba muy de acuerdo con la moción, y habría hecho lo mismo… ¡era el equilibrio cósmico!

Y así fue como llegué de sorpresa ese mismo sábado, como a las 7 de la tarde, para descubrir que la supuesta casa bacán que habían arrendado estaba prácticamente cayéndose… pero era parte del encanto, además de dignísimo enmarque de mi locura, y yo estaba fascinada. Me recibieron felices, y así jugué cartas y comí aperitivos con gente que no conocía (excepto dos buenas amigas), olí el mar, me incluí a todos los juegos posibles de tapitas (que muchas veces me perjudicaron), e incluso, circulando por el balcón, me caí por un hoyo enorme que había, al cual casi todos nos caímos en algún momento… un hoyo como de monito, que era casi como una broma y que hasta el día de hoy es un símbolo casi fetichista para todos los que estuvimos.

Luego vino la discoteque, en donde bailamos como contratados, y tanto que dimos vuelta sin querer una mesa, siempre desatados y alegres, y de ahí el after hour, otra vez en la casa casi destruida, en donde, con cada vez más gente, seguimos celebrando el 18, hasta que se nos amaneció encima… Mi último recuerdo de ese carrete fue, ya de día, al ir a buscar algo a un auto, encontrarme a un enorme gato peludo y blanco, con el cual tuvimos un verdadero flechazo, por lo cual se coló a mi casa y luego durmió conmigo hasta la tarde… Esto luego me costó algunos retos de mis anfitriones, que justo le tenían alergias a los lindos felinos, cosa que yo no sabía, pero luego hasta las rascadas las vivimos en la mejor buena onda, porque todos éramos cómplices en la libertad y en el relajo, porque todos estábamos tranquilos y felices.

Yo lo pasé chancho. Volví a Santiago llena de energía y de risa, y con la certeza de que, si lo había pasado tan pero tan bien, era sólo porque estaba en el lugar correcto… en el lugar donde pertenecía entonces. Y esto se sentía en que todos me ayudaron, me prestaron plata que luego devolví, mi amiga Mariajo hasta financiando parte de mi alojada, estando felices de incluirme, y yo de compartir, estando, en fin, felices unos de los otros, y por ello me sentí ni siquiera querida, sino que necesaria, en perfecta armonicidad y sincronía.

Desde entonces, nunca más he tratado de entrar a los lugares a los que creía que quería, sino que a los que quiero realmente, a los que me tocan… y en general sigo pasándolo chancho.




37 comentarios en “El lugar correcto

  • Vivían Flaten dice:

    Muy buena tu historia , me hizo sentirme triste y alegre
    Viví

  • gonzalo dice:

    hola yo tengo un blog en esta pagina …de pero te encontre y no se porque te quice contactar…..
    te dejo mi blog si queres …
    http://www.gonzalocarzoglio.blogspot.com
    bueno saludos
    gonzalo carzoglio
    aaa y mi mail….gonzalocarzoglio@yahoo.com.ar

  • ::Diego:: dice:

    Así poh…como loquiLLa, como espontanea, como en este post poh.
    Es que la verdad me da como evidia. Sana eso si, porque creo que nunca he hecho algo tan entrete. Igual yo soy medio perno, pero tu te pasaste para ser antiperna. Onda aburrirse de los caluguientos (jaja demas), bajarse en una esquina sin avisar y virarse pa la playa con luka?, lo encuentro la caga. Casi te estoy convirtiendo en mi heroina.
    O sera que nos estay engrupiendo con tu pluma imaginativa pa que todos quedemos boquiabiertos…Jaja… es talla.
    Saludos y buen fin de semana.

  • wanglen dice:

    que buena historia
    no había tenido tiempo para escribirte
    espero que estés muy bien
    yo sigo en mis reflexiones sobre los chanchos
    besos

  • galgata dice:

    Tanto tiempo..! ¿Así cómo?

  • ::Diego:: dice:

    Señorita Galgata,
    ¿Como le va?… hace tiempo que no tenía el gusto de leerla. Es que la verdad es que hace tiempo que no me aparecia por aquí. Y por ningún lado ha decir verdad.
    Bueno, la cosa es que te tengo una pregunta:
    ¿Eres siempre así?

  • Me recuerda a uno de mis lemas: “Mas vale pajaro en mano que felices los cuatro”… no… ese no era… “Nunca estas perdido si no te importa a donde vas” Ahora si.

    Las mejores aventuras normalmente pasan cuando son espontaneas. La locura es la mejor excusa para hacer algo. No cambies eso… jamás.

  • Quien no ha pasado por algo asi! al menos a mi mas de una vez.. he estado en un lugar que yo queria pero sintiendome muy incomoda.. hay que buscar el espacio para uno y como dijiste tu lugar estaba con tus amigas soltera.. bien que hayas decidido ir!
    Saluditos!

  • C.G. dice:

    Jeje…
    :-)

    Me leí tu post entero… y me entretuve de lo lindo…
    Leí este y el que seguía… y otro y otro… y mezclé risas con expresiones de asombro, mezcladas a ratos con expresiones de comprensión y otras de convicción…
    :-)
    [ya ni recuerdo el último libro con el que haya disfrutado tanto como con tu blog]

    Con respecto a esta tu historia :
    Uuuuu…
    ¡Cuanto te entiendo!
    ¿Te has fijado que en este sociedad son muchas las cosas hechas para hacerlas “de a dos”… y resulta que cuando una va “de a una” como que descuadra?
    Jejejejejeje…
    :-)

    Si…
    Es importante encontrar siempre el lugar correcto… y con todo y todo igual darse siquiera cuenta cual “NO ES nuestro lugar” ya es una buena cosa…
    ¿Existirá siempre el lugar correcto para uno?
    Yo creo que si…
    ;-)
    [y si no existiera por ultimo uno lo puede crear]

    Nos leemos…

  • Mali dice:

    excelente tu aventura…super valiente!!! hace algun tiempo atras yo hice algo parecido y tambien aprendí desde ahi que tienes que ir donde tu quieras…por que al ir por cumplir…o por un minimo de ganas…lo pasas mal tu…y los demas se dan cuenta y lo pasan igual de mal…o simplemente no te pescan!!!.
    Gracias por tus posts!.
    Saludos
    Andrea

  • anna banana dice:

    ojojojoojo comparto lo de tocar el violin, lo detestoooo¡¡¡ y lamentablemente me ha pasado y me he aburrido como ostra y tratando de q me trague la tierra XD, pero gracias a los santos he salido ilesa jajjajajaja.

    Muy bueno el post, las sensaciones q describiste se parecen mucho a las q yo he tenido.

    Besos,

    Xau.

  • JJAjajaa. Wena historia. Un poco extendida y falta de exabruptos coísticos pero bueh, ere una niña bien así que no se le puede exigir flaitez.

    Recuerdo de hace poco fui invitado a una disco más turbia luego d ehaber tenido un día de lujo que, fue tan traumante que me cagó el día (y eso que bailé como mono para pensar qu eno estaba en ese antro)

    Asi que la comprendo totalmente. Saludos!

  • Nelson B. dice:

    Me gusta como cuentas tus historias. Si hasta me estuve mareando en la rueda de Chicago.
    Después del periplo con tu amiga y compañia…tomaste la mejor desición y lo que más me gusto, y es lo que senti al leer, fue tu absoluta seguridad en que llegarías igual. Con luca o sin luca, un angel te ayudo con el pasaje…en verdad el universo funciona cuando estamos seguros de lo que deseamos ¿No crees?.

    Ok, hasta pronto entonces.
    Un abrazo.

  • Julius dice:

    Yo a veces suelo ir a lugares donde se que no no voy a estar a gusto. A veces es toda una revelación y se transforman en carretes clásicos instantáneos. Otras veces lo paso tan mal como creí (o incluso peor).
    Me acabas de inspirar para decir : no, gracias.

    Besos

    JUL.

  • Pavivina dice:

    Me alegro de encontrar gente con esa capacidad de ver la belleza…adelante (tipo BBVA..jajaj)

  • Willy dice:

    Para de gozaaaaaaaar! (je je je…)

    Linda historia, y más todavía si se considera que llegaste al terminal con luca!!! Todavía no me explico cómo la hiciste…

    Son las manitos que alguien nos echa de vez en cuando, sean conocidos o no…

    Saludos.

    W.

  • Daniel dice:

    No sabes lo extraño que se siente uno cuando a cierta edad, los amigos y amigas de tus carretes empiezan a entrar al mundo de los casados. Uno se siente en un mundo aparte, aunque la amistad no ha cambiado para nada. Saludos

  • Cecilia dice:

    Como quien dice, bailar con las amigas que ser violinista

  • Pancha dice:

    Me ha psado mil veces, ahora cada vez menos… sino quiero estar no estoy y cuando estoy me siento la r… Y concuerdo con Vero, la senhora que te pago el pasaje… UN ANGELITO!!!! buen post negra…

  • Jose dice:

    Polear, chancho. Un lenguaje chancho, si señor. :D

  • Por qué será que a todos nos ha pasado algo similar alguna vez?

    Te entiendo: es terrible ir a algún lugar a pasarlo bien y terminar apestada y arrepentida de asistir.

    Suerte la tuya… la señora que te pagó la diferencia del pasaje yo creo que era el ángel salvador del carrete.

    Podría existir una de esas en cada esquina.

    Entretenido tu post. Te mando un abrazo!

  • J O dice:

    “equilibrio cósmico”, si que existe.
    que grande!

  • había visto tus comentarios por algunos cuchitriles. me metí y me cagué de la risa buena historia. Yo tengo algunas comoel día en que me encontre con un suspiro de caballo y su amigo encendedor azul en isla negra y todo por culpa de una garrafa cuneteada

  • lapsus dice:

    me invitais a la proxima salida ? ;)

  • Edge dice:

    Para mí el campo es la mejor opción!

    Y si es campo con montaña mejor!

    Será porque uno siempre quiere lo que no tiene?

    Vivo en Viña y estudio en Stgo… Por ahí deben ir mis gustos.

    SalU2
    T.

    Pd: Gracias por comentar tu opinión sobre La Caída. Te encuentro mucha razón.

  • GIA CARANGI dice:

    Pucha, siempre te leo y no me animaba a postear…
    Esta vez lo que leo me produce el sentimiento de que me estoy perdiendo de algo.
    La verdad es que ultimamente he hecho cosas que no habría hecho tiempo atrás. Esto de la espacada es digno de mi forma de ser…pero no he cedido.
    Por algo me encontré con tu post.
    Quizás ya es tiempo…

  • just_be dice:

    hola, llegué a este blog por casualidad (como siempre sucede) y me gustó mucho….
    felicitaciones!

  • Que buena lección que te dejó esa aventura. Y a mi, que la leí, tambien me la dejó.
    Bueno, al final me alegro que hayas encontrado tu lugar, yo lo comprendí tratando de salir a bailar a lugares para mayores pero con gente a la que no pertenecía. Comprendí que no importaba el lugar, si no estar con las personas que quiero…
    Besos!!

  • que buen post… me recordó cómo uno pasa a segundo plano cuando tu mejor amigo (o amiga) encuentra su media naranja y uno sigue creyendo que las cosas son para iguales para el dup dinámico… y tambien me recordó lo bueno de elegir pasarlo bien sea como sea….

    saludos….

  • ed dice:

    Gracias por teu comentário. Leio o teu Caleidoscópio sempre, te entendo e que belos os teus textos. Se fizeres um esforço entenderás também o português.

  • Leónidas dice:

    A medida que pasa el tiempo, cuesta adapatarse a las situaciones cuando uno anda solo, porque me he dado cuenta de que el mundo no está hecho para solteros.

    Bien por los que se encuentran cosas buenas, que las disfruten, pero concuerdo contigo, hay que buscar esas salidas más libres, porque ser el violinista es de las cosas más desgradables y deprimentes que hay.

  • JINRAY dice:

    ¡¡Fuera de mi cabeza!!!! Parece que me estés leyendo el pensamiento. Has descrito sensaciones muy parecidas a las que he tenido. De hecho, como el hombre es el único animal que tropieza 2 veces en la misma piedra, tropiezo continuamente. Lo bueno es que tú has sabido buscar alternativas, yo no.

  • Matias dice:

    Maria Paz, para variar logras encontrar el lugar adecuado y el momento adecuado. Es un don que tienes, parece

  • mariana82 dice:

    sabes?
    desde que regresé a mi patria, después de un largo viaje… me he sentido tal y como tú te sentiste en aquella ocasión con tus amigas en el campo…

    pero tengo 1 de cada 20 días tan extasiantes como tu huída-aventura a la playa… que no me importan los 19 días restantes “empalagosos” con tal de vivir ese un día “armónico” y recordarlo cuanto más pueda

    saludos y abrazos

  • Nefer dice:

    que bueno que te la pasaste a gusto, a pesar de los contratiempos de estar como diriamos “de mal tercio”, pero si uno no disfruta, se la pierde, no?
    Saludos (creo que cantinflee jaaja)

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.