gatoconejo

Música, pasión y remolino

18 de Noviembre de 2005

Cuando era chica mi mamá me dijo “si tocas el piano, entonces después puedes tocar cualquier cosa”. Me gustó la idea de esos límites abiertos, así que entré a clases de él, en la Escuela Moderna, pero no duré más que un semestre. Tenía cerca de 10 años y ninguna paciencia, lo que no significa que el piano no me emocionara profundamente.

Supongo que no siempre somos pacientes con lo que nos gusta…

En mi casa consideraron que esta fue mi puerta de entrar a la música (o de la música para entrar en mí), pero tanto antes como después toqué todos los instrumentos musicales posibles que se me cruzaron, desde el más elemental y colegial xilófono, hasta la guitarra, pasando por la armónica, la flauta, la batería y la ocarina, incluyendo incluso un par de notas de saxofón, robadas furtivamente del de mi hermano (quien siempre me descubría porque mordía y rompía sin querer las lengüetas), y en fin, todo lo que pudiera alcanzar. Ninguno pasó inadvertido ante mí, y hasta un charango intenté comprar, hace un par de años, en un viaje, cosa que al final no logré porque justo entonces me asaltaron… un charango que compraré alguna otra vez, ya que hasta en mis recuerdos me cierra un ojo con magnética fuerza.

Los instrumentos musicales realmente me posesionan, me llaman la atención de una forma que podría definirse incluso como indecente: siento como si me quemaran, y como si una fuerza invisible me empujara hacia ellos. Para mí son túneles seguros a las más indescriptibles, pero claras emociones, y a exóticos estados espirituales y mentales, que están tanto afuera como adentro de uno mismo. Al tocarlos a ellos, toco también las propias fibras de mi alma, domestico y me domestican y llegamos juntos a algo mayor, que no puede encerrarse y que lo inunda todo de una forma innegable, chorreando por todos lados, de arriba a abajo y de abajo a arriba, y también de lado a lado.

En mi recorrido por la música, he conocido a muchos instrumentos musicales, y pretendo conocer más, pero de todos ellos, para mí no hay ninguno más gratificante que el propio canto… porque es entonces cuando una misma se hace música, y las vibraciones armónicas rebotan hasta la más mínima punta de los pies, hasta el punto más interno del pecho, y lo llena todo, a la vez que lo convierte. Desde el centro del propio cuerpo se da origen a los remolinos más impresionantes. Todo alrededor es eléctrico, lleno de energía pura y liberada, lleno de posibilidades.

Es casi como brujería, como si uno se confundiera con el espacio indefectible y echara chispas por todo alrededor, y eso, juntado con más instrumentos puede ser realmente alucinante… aunque también puede serlo sin ellos, porque cada pedazo de música es la música misma, y así cada instrumento vale por sí mismo.

… Cuando pienso en todo esto, estoy segura de que habría llegado a la música de cualquier forma, aunque no hubiera jamás tocado un piano… pero también es cierto que mi primer feliz recuerdo de un regalo de Navidad, fue justamente uno de ellos, plástico, rosado y pequeñísimo, y que desde el primer momento me abalancé sobre él con mis dedos que en ese momento eran tan pequeños como el pianito (proporcionalmente, claro), y de lo más regordetes.

Quizá fue entonces cuando empezó el sueño, la aventura y la fantasía, por encontrarme con uno de los grandes amores de mi vida, y por vivir borracha de él desde ese primer entonces.

Lo cierto es que llevamos por lo menos 20 años de romance puro.

Lo cierto es que es para siempre.




33 comentarios en “Música, pasión y remolino

  • racarrás dice:

    que buena, una joven musical.

    algun tiempo solía caminar trayendo en mi bolsillo uno de esos huevitos sonoros con semillas dentro. era un caminar sabrosón.

    y usted muchacha que cosas canta?

  • Me pasó algo parecido…
    estudié violín 2 años, pero bueno… hay que tener una cosa que yo no tengo: paciencia.

    En fin… no por eso he dejado de disfrutar de la música.

    Un abrazo! Nos leemos,.

  • si ahora me dijera mi madre “si aprendes a tocar piano, entonces podrás tocar “cualquier cosa””, correría a tomar clases!!!

    jejejeje

  • Barbaroja dice:

    Buen post. En Bocanada Cerati dice: “estoy rodeado de bellos instrumentos, bebiendo la pereza de soñar”… La música es una de las pocas cosas que te lleva a volar, a navegar entre las emociones, en una experiencia revitalizante que te recuerda que estás vivo, que sientes.

    Saludos,

  • Tramontana dice:

    Lindo relato. Me encantó tu descripción de tu relación con los instrumentos. Espero nos compartas una cancioncita!!

  • Julius dice:

    Ahora si que no tienes excusas, te dejé un meme de lo más sencillo en mi blog!!!

    Besos

    JUL.

  • estaba viendo blogs porque en realidad soy un verdadero asco para esto. Me dio una gratisima sorpresa ver el tuyo, no se como te llamas ni nada, lo que lo hace mucho mejor. Y, no se si cliché o que, pero eso del romance con la música durane 20 años medjo pensando en que si deben de existir amores para toda la vida, más alla de la tumba. Puta, de verdad, prefiero pensar que es así. Tu blog es algo muy dulce y te felicito por ello. Esas fotos, memorias, es l unico que jamás te podrán quitar, tus memorias. Felicitaciones por el hermoso bog que haces.

    “El silencio es también parte de la Música”

    atentamente

  • ::Diego:: dice:

    Hoy quiero volver a comentar este post que escribiste, pero ahora desde otra perspectiva, porque muchas cosas han pasado desde que inaguré las opiniones a este artículo.

    El Martes en la noche tuve la suerte de presenciar algo que esperaba desde el año 94 y que de alguna manera me devolvió a esa época. El Martes vi a Pearl Jam en vivo. Si señores, a Pearl Jam.

    Para algunos fue sólo un concierto. Para otros un muy buen concierto. Pero para mi, fue mucho más que eso. Fue un rito de iniciación, un reencuentro con lo que soy, con lo que olvidé, una terapia para lavar(me).

    Es increible como la música se transforma en vida, en tu vida y cómo una banda la puede completar.
    Yo deslicé mi pasión adolescente por esos días en que el grunge nos inspiraba. Muchas cosas han pasado en estos once años. El Martes fue el día para recordar, analizar, hacer cuentas y darme cuenta que he cambiado, que he crecido, pero que en el fondo siempre seré el hombre que descubrí que soy inspirado por esos días en que la música formaba una generación y creo una época.

    Señoras, Señoritas y Señores, brindemos por la música, brindemos por la vida. Y continuemos soñando con nuestra propia banda sonora.
    Saludos…y feliz concierto !

  • Mar dice:

    Pasé a saludar.
    Besitos…….

  • GIA CARANGI dice:

    Lo unico que toco bien es el triangulo…nada mas…pero me encanta escucharla…mis cercanos tienen mucho que ver con instrumentos y otras letras, incluyendo a mis hermanos, hace tiempo que no veo comentarios tuyos!!!
    por si no sabe concurse en miss blogger!!! jejeje una buena salida del closet!! jajaja

  • Mi sueño era tocar piano.. mi mejor amiga lo hacia increíble.. mi problema no es de oido.. todo lo contrario.. mi problemaes de dedos cortos! para el piano y la guitarra tuve el mismo problema.. dos instrumentos que me apasionaban pero no alcanzaba todas las notas.. tragicómico.. en fin.. disfruto la música siempre..
    Saludos!

  • [Matilda...] dice:

    La música puede mover todo.

    Sin lugar a dudas es parte importante de mi vida y al parecer d ela gran mayoría de las personas.

    Saludos

  • javier dice:

    El Xilófono me recuerda antiguas tarde de descordinación musical en donde lograr sacar alguna canción para la nota final era un parto.

    saludos,

  • jota dice:

    Estoy de acuerdo con tu pasión. La música, cuando logra transportarte es lo más parecido a un orgasmo, te eleva, te lleva al éxtasis…
    Sin embargo, has pensado que la oportunidad que tienes de comprar y comprar instrumentos para probar?, cuántos la tienen en este país? cuántos pueden disfrutar del placer de buscar, de frotar cuerdas, soplar cornetas y percutir? En ese sentido, tienes la gran ventaja de estar en el remolino correcto. siéntase afortunada srta, mi completa envidia hacia usted, porque soy parte de quienes no pudimos probar, sólo oir; y mis sinceros respetos por un escrito que refleja, muy fidedignamente, la embriaguez de los placeres.
    Saludos cordiales
    ::::::www.franciboy.blogspot.com::::::

  • la musica es esencial en nuestras vidas, te llena de recuerdos, te estimula, te regocija y te traslada a mundos ficticios que quisieras vivir
    en una nota hay mas sabiduria que la misma psicologia
    saludos

  • Nadia dice:

    Lástima que no podamos escuchar tu voz… a menos que la “subas” al blog, je, je…
    Yo toco flauta dulce, y la guitarra… algún día la tocaré!
    Saludos!

  • Yo no toco musica porque soy muy ñurda, a lo màs a la flauta dulce, jajaja. tambien me encanta cantar pero cuando era chica fui muchas veces censurada y me cohibieron. Ahora, ya de grande, tambien me censuran pero ya no les hago caso. ahora canto a cada rato y al lado de sus orejas para que les moleste…es su castigo por tantos años de silencio, jaja

  • Al menos para mi, la musica es como el amor, imposible no sentirle, imposible no dejarse llevar por su encanto, me gusto tu post.un abrazo

  • Leónidas dice:

    La música es elocuencia del alma. Y tu alma parece ser especialmente elocuente.

  • Diego dice:

    Hace falta sensibilidad para interpretar música.

    Y tú la tienes por lo que leo en tus posts.

    Saludos.

  • Grajeda dice:

    cuando era niño toqué el piano por 7 años(bueno, no decorridos…)

    lo deje por 5 años y regrese(tenía que hacerlo, me llamo nuevamente)para tocarlo por 2 años más… hasta que entré a la Universidad y por el tiempo no he podido regresar…

    La música sin duda es la única cosa que nos aleja de los animales…

  • Ace dice:

    Como va bombona. La musica nos conecta con esferas superiores. cada nota musical armoniza exactamente con un color. Asi fue como se creo el mundo partiendo desde el reino mineral. Cada celula de tu cuerpo y el de todos se regenera cada cierto tiempo. la musica contribuye para que estas(Celulas con mas data en tu cuerpo) abandonen el aparato fisico reemplazadas por nuevas que se generan majestuosas a partir de un proceso regenerativo viviente, maravilloso. Al escuchar musica incentivas ese intercambio celular , acomodandolo, ayudandolo, apurandolo y maximizandolo.
    Entonces cada vez que escuchas tu musica te estas canalizando con tu “nueva” Maria Paz, cada vez que elevas tu vibracion mientras ejecutas el instrumento que te gusta, ya no eres la tu “anterior” si no que la nueva.
    Siempre que eres “nueva”, en tu propia piel, estas energizada con chispeante nueva energia y por eso te sientes tan pero tan bien.
    Rompala no mas con el instrumento que le acomode, no lo piense y rompala.

  • Azena dice:

    la realización por la música…
    el placer mayor que conozco
    gracias por compartir tus sensaciones

  • Pancha dice:

    La música me entra por los poros pero no me sale por las manos, en un tiempo más veré si me sale por la boca (quiero aprender a tocar saxo)como si fuese un canto… esque la música llena los espacios, de alegría, de soledad, de entuciasmo y locura… que bueno que posteaste!!

  • lara dice:

    JUaaaaaaa!!! hola… a mi me fasina la musica, fui a un colegio de musica por 2 años y se tocar la flauta a la perfeccion, trate de tocar el violin pero no resulto mucho ya que mis frustraciones en armonia y solfeo hicieron que la misca quedara restringida a solo escucharla y no tocarla nunca mas. Pero a mi me paso algo similar con los deportes, desde que quise hacer gimnacia ritmica y no habia en el club cerca de mi casa, hice handball, boley, jockey, patin, basket, natacion, karate y finalmente gimnacia ritmica, dure poco porque ya estaba grande, pero me hubiera encantado ir a las olimpiadas, actualmente hago yoga y voy al gym sagradamente, me gustaria hacer un deporte en serio, pero no tengo tiempo… uff creo que escribi muchisimo, me parece genial tu blog, te mando muchos besos
    chau

  • Paulo dice:

    Que bellos escribes. Sabes remontando en el tiempo a mi me ocurrió algo muy parecido a ti. Bueno lo mió fue con el mar. A una edad muy temprana me aventure al buceo, cosa que hago hasta hoy. La primera vez fue algo fascinante, descubrí un mundo, en el cual encajaba muy bien, ya sabía a donde pertenecía. Desde esa primera vez que me enamore de sus profundidades y hoy buceo con pasión.
    Un beso te sigo leyendo.

  • Julius dice:

    Orgullosamente puedo contar que toco fantásticamente el timbre.
    En el colegio, simpre terminaba tocando el triángulo o una cosa de palo que se llamaba “clave doble”.
    Tengo intensiones serias de tomar un curso de guitarra, pero me da lata estar muy viejo y no aprender.
    Pero, s puedo jugar Playstation, cantar sin desafinar y escribir sin mirar el teclado…algo podré tocar, cierto?

    Besos

    JUL.

  • Daniel dice:

    Al igual que tu, María Paz, mi romance con la musica lleva 20 años (en realidad, unos 26 o 27, aunque no me he centrado en los instrumentos (no se tocar ninguna). Pero mi día no es igual si no escucho musíca, se siente un dia vacio, triste. Necesito a la musica para sentirme vivo, para ponerle una banda sonora a mi vida. Saludos.

  • crusoe dice:

    QUe seria del mundo sin musica…. y sin musicos y sus instrumentos!!!!

  • Jose dice:

    Es que la música tiene ese no sé que nos hace especiales.

    Siempre he querido tocar el violin… será muy difícil?, será muy tarde?

    mmm…. nunca sabré si no lo intento ;)

    saludos.

  • Mar dice:

    Me alegro de que te sientas tan armonizada con la música, con los instrumentos…yo soy una total “negada”!! Y no es que no me gustaría, pero chica, que no tengo oido para ello…qué se le va a hacer!!
    Besitos guapa!

  • Matias dice:

    POR FIN!!!

    Y con que buen post!!!

    En realidad no hay nada como la musica. Yo tambien comparto la misma sensacion con el canto. Si alguna vez a un tipo en auto con la musica a todo chancho y cantando a voz en cuello, saludame.

  • ::Diego:: dice:

    Respondiendo con la misma temática sólo quiero decir:

    “Everywhere you go you shout it
    You don’t have to be shy about it”

    Te leo.
    ;-)

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.