gatoconejo

Hormiguitas

26 de Febrero de 2006

Ahora que se acercan el otoño y el invierno, mi casa está llena de hormigas. Corren desesperadas llevándose todo lo que encuentran, hasta los productos más sospechosos y pareciera que la casa fuera de ellas. La cocina, el baño, las baldosas del jardín e incluso la comida del gato estallan de hormigas en las horas peak, que hay que gentilmente remover y en el caso último hacerlo rápidamente ante los maullidos quejosos del remilgado felino, si no queremos que muera de desnutrición.

La verdad es que no sólo trabajan mucho, sino que también dan bastante trabajo.

Cuando chica yo no lo veía así, sino que más bien me enorgullecía. Es cierto que eran ellas quienes afaenaban y yo quien corría en traje de baño por la casa, pero encontraba que eran el ejemplo de la organización y del trabajo y me sentía afortunada de verlas en acción, contagiada de su pericia. Fue tanta mi vinculación con los bichitos que una vez incluso vacié un azucarero sobre el hormiguero que tenían en una baldosa rota del jardín. Pensé que les hacía un favor, que ya no tendrían que matarse trabajando como chinas (o como hormigas, jaja) y que podrían entonces vacacionar alegremente, como yo lo hacía, pero después de hacerlo no las vi ni en pintura… hasta mucho tiempo más. Se desaparecieron sin nunca darme el placer de llevarse el azúcar como esas caravanas estilosas que aparecen todavía en los dibujos animados antiguos. Ninguno de sus cuerpos negros contrastó con la blancura, y entonces yo no pude entender tanto desagradecimiento, menos cuando me pasaba vigilando lo que se suponía sería un espectáculo.

Fue entonces la primera vez que supe lo que era la ingratitud, y después de días de espera, boté el azúcar, con toda la amargura que puede sentir una niñita. Sólo mucho tiempo después me di cuenta de que no había sido nada personal, y que incluso era posible que las hubiera matado sin querer… pero para ser sincera nunca supe porqué no se llevaron el azúcar (quizás las sobreabastecí), aunque claramente, ya lo superé y ahora sólo me queda un pintoresco y estrafalario recuerdo, un recuerdo incluso alegre.

… Hoy las veo pasear por los recodos de mi casa y me divierte pensar que probablemente he visto generaciones y generaciones, sin notarlo. Todas iguales, todas siempre trabajando, casi ajenas al tiempo. Hoy ya no se me permite dejarlas ser cuando se sobrepasan, y menos “ayudarlas”, pero cada vez que tengo que despejar territorios (como acabo de hacer) las miro con la dulzura de quien agradece a quien devuelve retazos de la infancia.

Después de todo, si el suceso del azucarero al final no las liquidó, fui yo la responsable de gran parte de su prosperidad y, con ello, de su descendencia.




36 comentarios en “Hormiguitas

  • Grajeda dice:

    jajajajajaja

    a mi me pasó algo parecido…

    siempre veia en las caricaturas como nacia pequeños polluelo de los huevos si los ponian bajo una lampara o cosas por el estilo…

    pues tomé un huevo y lo metí en un calcetín y junto a mi ventana(a la que le daba mucho sol)

    pues nunca pasó nada…

    pero los pollos aun me caen bien jajajajaja

  • racarrás dice:

    me encanta tu estilo para relatar las cosas simples.

  • Daniel dice:

    Bonito Post. En mi casa las hormigas no eran muy bien recibidas, pero de que son un ejmplo de trabajo en equipo, lo son. Algo deberiamos aprender de ellas.

  • Nelson B. dice:

    Sí, son trabajadoras las hormigas.
    A veces dan harto que hacer como dices, sobretodo cuando se comen la sandía que era para mi.

    Un abrazo y cuidate.

  • [Matilda...] dice:

    Acá por el frío desaparecen.

    Saludos Galgata

  • galo jé dice:

    Eres tan tierna mujer.

    Ya no quedan mujeres así

    ¿Por qué será?

  • LaRomané dice:

    LAs hormigas no son mis mejores amigas…me descontrolo cuando descubro que han llegado al alimento de mis cachupines…es una locura deshacerse de ellas.
    Además de eso, no hay mucho más que despotricar contra ellas.

    Igual admiro su capacidad de trabajo en equipo y su organización.

    SAludines
    x0x0x0x
    +LaRomané

  • Jazz dice:

    Que post más lindo. Yo también me entretenía mirando la organización de los especímenes negritos. ¿Nunca te llevaste una a la boca por el mito de que eran picantes??
    Yo lo hice una vez y eran picantes, y después me arrepentí.

    AHHHH gracias por visitar mi blog
    nos leemos

  • Nefer dice:

    Lindo post, hace tiempo que no me daba la vuelta, recibe un saludo afectuoso

  • Matilonga dice:

    Que raro que no hayan recogido el azúcar. Por ahí dicen que las hormigas pueden levantar 7 veces su peso.

    A lo mejor eran hormigas diabéticas, jeje.

    Buen post, saludos.

  • Olá! Visite o meu novo blogger: http://ilustrada-ppg.blogspot.com/ e meu site: http://www.ilustrada.ppg.br/ Me ajude a divulgar! Desde já agradeço! E gostaria de fazer novas amizades! Abraços !

    Se puder click nos banners! Grato!

  • En el nororiente de Colombia queda un Departamento -equivale a Región- en el “cultivan” hormigas de una especie gigante. Se llaman “hormigas culonas”, por las dimensiones de su anatomía. En épocas de sobrepoblación, las cogen y las tuestan. Son de buen gusto, tienen un sabor a maní.

  • Lanco dice:

    Decía Nietzsche, que la madurez del hombre, es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.

    La capacidad de fabulación que destila el texto refleja una fresca meticulosidad.
    Soy fiel lector del máximo representante del microrrelato en español, Augusto Monterroso.
    Cuando empecé a escribir, leía una de sus frases lapidarias…

    La inteligencia no me interesa mucho. El hombre, tan fallido, en su capacidad organizativa, en su capacidad de comprensión, me da lástima. Yo me doy lástima. Pero siento que hay que ocultarlo y por eso muchos de mis personajes están disfrazados de moscas, perros, jirafas, o simples aspirantes a escritores.

    Supongo que todo el mundo ha matado hormigas en su infancia, la superioridad del poder está en su primera fase.
    Lo cierto es que como dice Saramago:

    “No hay diferencia entre cien hormigas y cien hombres“.

    Porque:
    ¿Quién acaso, y como pasa con las hormigas, no ha visto pasar individuos a su lado de manera frenética, a quienes no volverá a ver jamás?.

  • Felipe dice:

    Fue entretenido leer este post, un ejemplo las hormigas por su trabajo y organización, aunque preferiría ser un zángano jaja.

  • Joel dice:

    Muy bueno el post.

    Asi son de trabajadoras las hormigas. Seguramente cuando les hechaste el azucarero ya no tuvieron nada de hacer y se murieron del enfado, jejeje.

    Saludos

  • BELLO POST… ES RE GRATO LEER TUS LINEAS SIEMPRE TIENES UNA FORMA DE DETALLAR CADA COSA…
    SE AGRADECE…
    OLLE CHICA.. ESTE MIECOLES 20HRS LIGURIA MANUEL MONTT NUEVA JUNTA BLOGGER… SE LANZARA CIUDAD UTOPIA… ESPERAMOS CONTAR CON TU ASISTENCIA…
    NOS HACE FALTA GENTE QUE LE GUSTE PATEAR NUBES. UN ABRAZO.

  • empty_entry dice:

    Si, bonito el post.
    Y hormiguitas asi hay en todas partes, no? Hay gente que las odia y las quiere matar siempre que las ven, otras simplemente se agachan y las siguen a ver a donde van, de donde vienen y que llevan. :)

  • Rom dice:

    que tierno!…

    mientras leia pensaba en que podrias tener esas “granjas de hormigas” o usar tanax.. pero me quedo con la 1º opcion =)

    saludos

  • Don Chere® dice:

    Entrete el comentario…no habia vista a las hormigas de esa forma..bueno, la verdad…tengo incapcidad de verlas de forma tan tiernucha.

    Saludos y claro..nos leemos.-

  • María Paz:

    Déjame felicitarte por tu extraordinario blog. Me he deleitado mucho leyendo, y sobre todo los recuerdos de sueños, y esas cosas mágicas que siempre están presente y que son el combustible de nuestras vidas.

    Gracias por dejar un comentario y visitar mi blog.

    Afectuosamente.,

    Libardo Buitrago

  • Emma dice:

    Jaaa, darle vacaciones a las hormigas? Qué noble pensamiento!
    Nunca se me ocurrió darle menos trabajo a una hormiga! Lástima que no funcionó…

    Saludos!

  • Rodrigo dice:

    de niño le hacia puentes de palitos a las hormigas…me imaginaba sus mundos subterráneos y me quedaba con el serpenteo de sus caminos en los ojos….cuando niño hice tantas cosas….

    cariños

  • Aggressor dice:

    totalmente dulce …

    no creo poder escribir asi de bichos la verdad… no me caen bien… me apestan todo tipo de bichos… las unicas que cuido son las arañas tigre, que me defienden sin saber… pq mi pieza queda cerca de una bodega en la casa, y se llena de arañas, no pocas de rincon… por eso a las tigre las defiendo…

    Sabes?, cuando te leo siento que tienes una vision de la vida parecida a la mia, pq siento que escribimos parecido. El vicio blog me hace leer y pasear por hartos lados, pero no habia sentido esto antes… me gusta… =P, te leere mas…

    Saludos…

  • Dr. Rufus dice:

    cuan maravillosa reflexión basada en la observación de seres tan insignificantes como las hormigas. No olvides que al probarlas pican porque tienen acido fórmico.

  • A mi me gustaron las hromigas despues de jugar un juego de esos de simulación del mismo creador de simcity y the sims. Se llamaba sim ant. Interesante. Super facil, pero eran los principios de los noventas. Uno se divertia con nada en esos tiempos.
    Y despues, una novia me enseñó a respetar todos los seres vivos. Hoy convivo con los bichos en mi vida… pero tampoco dejo que abusen

  • Azena dice:

    que post tan bonito
    me encantó
    ;-)

  • Luunna dice:

    Recuerdos de la infancia esos que hacen bien al corazon, y que ayudaron a crear un post..
    Un abrazo Galgata que tengas una buena semana
    Luunna

  • mezcalino dice:

    hu, jajajaja que bueno tu post, tmb me trajo recuerdos de la infancia, creo que en varios post habia mencionado a las hormigas tbm, en mi casa tmb estan invadiendo, trato de no perturbar su trabajo, peor me acorde que cuando niño me las comía, nunca super por que, que maldito! no?!, esperaba que se juntaran de muchas en un caminito y pasa la lengua por encima, una vez mi mama me pilló y me dijo que como podía ser tan malo de separar las familias de las hormigas (ella usó la psicología waldorf!!! nooo) y yo me sentí muy mal y feo por dentro por que observé el espectaculo de las hormigas todas perdidas en medio de los restos de mi baba en el suelo…de ahi unca mas pude comer ningún insecto y mi naturaleza de sapo desapareció.
    we love antz!!!
    ha! si sobre lo del invierno como dice julius es cierto, parece que este sera mas crudo que el de otros años.(aunque todos los años se dice lo mismo) :o)

  • lara dice:

    Muy tierna tu historia, pero la verdad es que yo me dedicaba a molestarlas, les tiraba agua a ver si nadaban.. tambien viste cuando hacen como una montañitas al rededor del hormiguero, bueno yo se los rellenaba… y una vez me contaron que las podias quemar con una linterna y tambien lo hice… las he pisado y tirado aerosol mata hormigas… jejeje RE ASESINA!! nooo pero en serio… me molestan las hormigas, tipico que comes uvas del parron y con ellas iban unas hormigas y te pican o muerden(he tenido ya discusiones al respecto)o estas tomando sol, o dejaste algo que comias… no se.. no me gustan =( y son millones… pero bueno … ahora no estan en mi casa a si que nada… si ellas no me joden yo tampoco las jodere a ellas… ;)
    Muchos saludos

  • Julius dice:

    Dicen que las hormigas pueden saber la crudeza del invierno con meses de anticipación. Cuando más trabajan y más recolectan, es porque se viene mucha lluvia y mucho frío.
    Este año están en todas partes!!!!

    Besos

    JUL

  • foton dice:

    Si, la hormigitas.
    Que tierno tu cuento.

  • Que bueno tu post. Me encanto, muy entretenido! Te cuento que en mi casa pasa lo mismo solo que mi papa cuando las ve en la cocina se enoja con nosotros y piensa que es por las migas de pan o por falta de limpieza cuando en verdad están por todas partes! Bueno yo no les tengo tanto cariño y mi recuerdo con estas habitantes de la casa no son tan bonitos. Cuando chico vivi en Estados Unidos y una vez estaba jugando al lado de un hoyo hormiguero y sin darme cuenta tenia miles por todo mi cuerpo y eran mucho mas grandes que hay acá y me picaron parece (puede ser un recuerdo cambiado por el miedo que senti) y llegaron mis papas y me hecharon insecticida porque no salian. Eran muchas. Bueno, creo que me traumó un poco, pero ya esta superado. Ahora solo peleo con ellas cuando se meten en la comida de mis perras regalonas.

    saludos!

    pd: que bueno que te hayan gustado los videos de mi pagina.

  • Bonito (como siempre) y yo hacia lo mismo cuando cabro chico en Valparaiso. Me recuerdo que se volvian locas con pedacitos de nuez.

    Por ahi hay también un cuento de Cortazar donde habla de las hormigas.

    See you y saludos desde Francia..!

  • cota greene dice:

    No se que paso, me quedo anonimo, solo queria decirte que el anonimo misterioso soy yo,

    Cota

  • Anonymous dice:

    Me encanto tu post, lo encontre original y tierno. Igual que tu con las hormigos yo siempre me emociono cuando me llegan esos ramalazos de recuerdos infantiles y vuelvo a sentir esas sensaciones inocentes. Todavia lloro cada vez que escucho la musica de la Cenicienta, la ultima vez me paso en la sala de espera del doctor de mis ninos, jajaja, que verguenza

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.