gatoconejo

Blow my mind

13 de Abril de 2006

Tenía sólo unos 5 años cuando me amigué con la oscuridad.

Era Concón, en enero de 1987. Mi hermano grande y yo compartíamos una pieza en la playa, y a la hora de dormir él apagó todas las luces cercanas y cerró la puerta, viendo por primera vez yo una oscuridad absoluta, que aunque lloré en contra, mi calidad de hermana chica la convertía en una imposición irrevocable.

En mi concentrado e irritante llanto, creí incluso que mi hermano gozaba, de esa forma maliciosa pero cuidadosa en la que gozan los hermanos grandes cuando molestan a las chicas… pero entonces él me sorprendió diciéndome, en el tono más didáctico posible para sus 9 años y con la suavidad de quien comparte un secreto: “Oye, pero no llores po…”, y la olla de oro: “Fíjate bien, que la oscuridad nunca es completa… uno siempre puede ver figuritas de colores….”, y ante mi sollozada incapacidad para encontrarlos, “Siempre se ven, pero si aprietas los ojos va a ser más fácil… y después vas a poder verlas sin arrugarlos”…

¡Y así era en verdad! Pequeñas figuritas de colores que muchos años después supe que sucedían por la estructura del ojo mismo y el líquido que lo baña, pero que aún así me ahorraron muchas ocasiones de llanto ya que el consuelo persiguió a mis ojos, y ellos siempre estuvieron conmigo, otorgándome lucecitas aún en las noches más oscuras, de ser buscadas.

Y eso no fue lo único que mi hermano me dijo entonces. También me habló de un zumbido que uno siempre podía escuchar, aún en el silencio más profundo y que me hizo ver que, tanto como no había oscuridad completa, tampoco había ese tipo de silencio. Y así no sólo me hizo sentir protegida, sino que también abrió mi mente: El mundo era algo amplio en lo que convenía fijarse, porque en general había mucho más de lo que uno ve a simple vista… Con paciencia uno podía no confundirse, y dejar de temer cosas a las que uno había temido sin ni siquiera haberse detenido a mirarlas… como la oscuridad.

… Años después leí en una revista científica que los colores en la ya tan mencionada oscuridad no es que no se vean, ¡sino que no están! (una forma innovadora de exponerlo), como también leí que ese zumbido distante que siempre puede escucharse, ¡es el eco del Big Bang!… y desde entonces puedo pasear por los lados más oscuros con la tranquilidad e intuición de un gato, sabiendo que en lo oscuro está lo mismo que en lo claro, y que el mundo es tan amplio y maravilloso que en el día diario uno puede oír lo que fue el origen, hace ya millones de años.

Pero, gracias a mi hermano, me paseo con la gracia de quien sabe eso ya desde los 5 años.

 




22 comentarios en “Blow my mind

  • pabloprensa dice:

    Es maravillosa esa conexión que tenemos con el universo, aunque seamos partículas de polvo. De polvo celeste, vale decir. Muy hermoso tu relato, amiga Galgata, y el regalo que te hizo tu hermano al enseñarte otras formas de ver, más allá de lo evidente. Recordé el regalo que le hace el zorro al Principito al despedirse: “Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos”. Tienes corazón para ver estrellitas en la oscuridad y escuchar la melodía del primer momento de la existencia.
    Un abrazo

  • Patto dice:

    Primera vez por aqui Saludos

  • mili dice:

    Que lindo!!! ( la explicación de tu hermano) a veces los niños nos sorprenden manejando ese tipo de “problemas” mejor que uno.

    Linda y educativa historia
    Saludos

  • Rodrigo dice:

    hoy aprendí con tus notas!. Se agradece…voy a poner atención al eco de la exploción primigenia…y también a las voces de lo que se han quedado en el tiempo…

    Hoy aprendí y se agradece.

    Te dejo mi cariño

  • Nefer dice:

    Que lindo hermanito y que lindo post. No cabe duda que el universo esta lleno de “secretos” :-D
    Pasando a saludar !

  • Pau dice:

    También comparto la misma diferencia de edad con mi hermano mayor… pero no tengo recuerdo de una conversación como ésa (recuerdo más las peleas, ¿porqué será? jeje).

    Igual rescato la capacidad de los niños de crearse una realidad casi paralela a la que ya existe.

    Sé de adultos que no verían esos
    colores ni escucharían ese zumbido.

    Saludos.

  • Julius dice:

    Leerte me hace volar.

    Un beso.

    JUL.

  • Srta. Lee dice:

    Qué tierna historia!
    Aunque siempre habrá más magia en las explicaciones que pueda dar un niño, igualmente me cautiva lo del Big Bang, no tenía idea!! Lo encuentro fascinante.
    Distintas magias, supongo.
    Abrazos :)

  • privada dice:

    bueno, yo despejo mis temores con puras fantasías

  • Anonymous dice:

    Yo tambien con mi hermana jugabamos de esa manera, solo que nosotros dos no nos dabamos consejos para escapar al miedo, todo lo contrario, nosotros nos sumergiamos en esos estados de la materia. Que bakan me recuerdo de esos tiempos, como pasan los años, ahora estoy super pelotudo que no tengo tiempo para contemplar esas cosas.

    El secuas.

  • Nico dice:

    Conmovedora como siempre, leerte es como estar en contacto contigo cuando no hemos hablado hace tiempo.

  • Nelson B. dice:

    cl¡Bakan tu hermano!. Yo también escuchaba el zumbido y me gustaba cerrar los ojos bien apretados y me veía volando por encima de las copas de los arboles de un gran bosque que se extendía a lo lejos.
    Que bueno que tengas un hermano así de buena onda, super consciente de lo que te pasa, ojala hoy sea igual contigo a como era cuando chico.

    Un abrazo María Paz y cuidate harto.

  • Julio dice:

    Dicen que el carácter es lo que eres en la oscuridad… será?

  • Switch! dice:

    Holas, aquí pasándote a saludar!

  • RG dice:

    Hace veinte años te salvé de la obscuridad, hoy me salvas del olvido: mi memoria es tan frágil que, cosa curiosa, voy reconstruyendo mi propio pasado con tus historias.

    El saldo está pagado. Tendremos que inventar nuevas cosas.

  • Soy hijo único así que desde chico me las tuve que arreglar solo con el tema de la oscuridad, sobre todo después de ver una película de miedo como a los 6 años, me costó varios años poder entrar a una pieza a oscuras.

    Mágia y Big Bang, ¿acaso no es lo mismo?

    Salu2.

  • nnnnaaaaaaa.. lo de las explicaciones es fomee… mejor kedarse con la fantasia de colores y ruidos misteriosos ke viajan de otras galaxias¡¡¡
    y por supuesto, la ternura de tu gran hermano, ayudandote a perder el miedo.. ke lindo él

  • DaNy dice:

    Aun no puedo vencer el miedo a la oscuridad y aunque sepa que está lo mismo claro u oscuro, no puedo evitar sentir un escalofrio pormi espalda, como que alguie me viene siguiendo o me tomará el hombro por detrás.
    SAludos mº paz!!
    Notable el hermano que tienes!!
    DaNy

  • Wow.. a veces es bueno mirar mas allá.. y los colores como dice mas arriba chere.. son mágicas!

    Cariños!!

  • Vaya manejo de crisis de tu hermano a los nueve años. ¿Esa es la explicación de lo que se percibe al presionar los ojos? No la sabía.

  • Pancha dice:

    Precioso que tu hermano te haya introducido en las atres de la magia… una vez cuando chica también me dijeron que no había que temerle a la oscuridad porque era solo la otra cara del día, y que todo lo que no veía de noche podía verlo en el día asi es que me dedicaba a imaginar cuando me daba susto… hasta ahora me sirve cuando mis días estan obscuros incluso de día… un abrazo Galgata

  • Don Chere® dice:

    Linda explicacion para cosas tan sencillas..y sobre las explicaciones cientificas…pfff..lata..me quedo con el zumbido y las luces de colores..x lo menos tienen magia.

    Saludos.-

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    '