gatoconejo

El 2012 y los mayas

30 de Diciembre de 2011

Así que la próxima semana empieza el 2012, ¡qué nervios! ¡Qué nervios el 2012! Ya no creo que el mundo se vaya a acabar o algo así, pero igual me dan ganas de que el asunto pase luego para no tener que vivirlo, solo por si acaso.

Para los desinformados, los mayas hicieron un calendario que termina en esas fechas. Eso no importaría si fuesen una cultura despistada, pero fueron tan exactos para marcar las cosas, que no solo elaboraron el calendario más preciso hasta la aparición de la ciencia moderna, sino que en él hasta supieron marcar la venida de un extranjero, que pensaron que sería el regreso de su dios Quetzacoátl, pero que en realidad eran los españoles.

Algo interesante es que tanto su dios como los españoles son barbudos… lo que llama mucho la atención si recordamos cómo los nativos americanos son lampiños y cómo no tendrían porqué imaginar a otras razas de seres humanos que se supone que jamás han visto. Y además los mayas originales ni siquiera estaban allí cuando esto pasó, sino que dejaron todos esos acertijos y enunciados curiosos y luego se borraron de la faz de la tierra. Muy dramático.

Cuando uno lo ve así, se asusta, y no ayuda mucho cómo la cultura popular usa esta fecha para hacer libros y películas, quizá con el propósito de divertir, pero asustando a varios y abusando del tema, a través de un conveniente sensacionalismo. Yo igual creo que podría haber un tipo de suicidio masivo en las vísperas a ese día, el 21 de diciembre del próximo año, si los ha habido por cosas mucho menores, en especial luego de ese terror colectivo que son capaces de promulgar los medios… a veces estos medios olvidan el efecto que tienen en las personas.

Tal vez mi reacción parezca exagerada, pero es un tema que igual está metido en la gente, y que le llega especialmente a los más desinformados o más débiles. Suceden conversaciones inusitadas, como me pasó en un segundo medio donde estaba haciendo clases, hace unas pocas semanas. Entonces, tocó la campana para el recreo y un niño me preguntó de la nada, con cara de angustia, “miss, ¿usted cree que el mundo se va a acabar el 2012?”. “Claro que no”, dije titubeando de la pura sorpresa, “aún si fuera cierto que va a pasar algo especial, los mayas no hablan de un cambio físico, sino que de uno de ciclo y de conciencia”, expandí. “Loco, te apuesto 5 lucas que se acaba”, le dijo otro que se unió a la conversación. “Bueno, ya”, contestó el primero “aunque yo también creo”. “¿5 lucas?”, inquirí yo, “¿eso es lo que vale para ustedes el mundo?” y nos reímos un poco de lo tonto de eso, pero igual estaba esa tensión entremedio. A mí me dio una angustia atroz, aunque la disipé con una sonrisa adulta y profesoril. Tenía que mantenerme profesional, por supuesto, profesional y sobre todo contenedora.

Hay que recordar que esto fue con niños de segundo medio, no con infantes que aún creen en el viejo pascuero. Niños de segundo medio que, por lo demás, tienen suficiente pega de por sí empezando una de las fases más difíciles de sus vidas… la querida adolescencia, jeje.

O tal vez la situación no fue tan tensa, y yo lo sentí de esa manera solo porque alguna vez me fue un tema delicado, y todavía gatilla cierto temor primitivo en mí. Es que, cuando yo tenía 6 años, mi hermano grande que era mi Dios, me dijo que el mundo se acababa el 2000. Aterrada, en una forma retorcida – o no tanto – de encontrar control, investigué e investigué, durante mucho tiempo. Así fue cómo fui tranquilizándome con la mayoría de estas profecías, porque encontré que tienen varios puntos discutibles y que además se cumplen poco, pero igual fue doloroso y duro, y yo pasé mucho miedo, leyendo. No fue una odisea fácil ni agradable de traspasar, siendo una niña.

Tampoco lo sería para un adulto.

Entonces, cuando veo esto que pasa ahora y recuerdo cómo fue para mí… siento una especie de angustia por los otros que pueden estar pasando por lo mismo. El ser humano es sensible, y yo no soy la única impresionable. La gente está viva, y por ende tiene curiosidad, y vulnerabilidad y miedo. Nos importa nuestro destino, en especial si parece amenazado por unos sabios antiguos que se desvanecieron de la tierra sin previo aviso, y que entonces tienen la posición de causar una aprensión especial.

Y esta inquietud apocalíptica (por así decirlo) no se remite solamente a los niños. Hace algunas semanas, fui con un amigo a una charla en el Amanda, que hizo un sacerdote maya. Fui por curiosidad, y también porque siempre sigo en la búsqueda, y creí que habría solo un puñado de personas, como pasa en ese tipo de eventos no tradicionales… pero había por lo menos doscientas, y en un día de semana a las 7 de la tarde, posiblemente corriendo de su trabajo. Y todos personas adultas. Me llamó mucho la atención.

Lástima que el sacerdote era más o menos (para mi particular gusto). Me pareció forzado y hasta me dio un poco de pudor, la situación. Pero el trasfondo del evento era bueno: conversar, preocuparse de lo que podría suceder (o no), compartir, y hubo mucha felicidad en ello, y una especie de cohesión social. La gente estaba contenta, no sé si del mensaje, que esta vez se transmitió de un modo positivo, o de simplemente encontrarse.

Muchos están buscando respuestas. 

Así que compartiré el par aplicable que yo encontré. Son bienvenidos ustedes de compartir las suyas.

La primera: el mundo puede acabarse en cualquier momento, pero nada dice que vaya a hacerlo justo ahora. Y con mundo me refiero al planeta Tierra como lo conocemos, porque el universo es mucho más grande que eso, y continuará su existencia de modo natural hasta unos buenos millones de años más. En la Tierra, sí podrían haber desastres naturales, que en general no podemos controlar, y también podría haber algún desastre bélico, que sí estaría en nuestras manos, y ambas cosas significarían que hasta ahí nomás llegamosLa primera: el mundo puede acabarse en cualquier momento, pero nada dice que vaya a hacerlo justo ahora. Y con mundo me refiero al planeta Tierra como lo conocemos, porque el universo es mucho más grande que

Sin embargo, en cuanto a los desastres naturales, no tiene sentido preocuparse porque si vienen, vendrán igual y entonces como dice la Mafalda, sonamos. Y en cuanto a los desastres bélicos, solo hay una cosa que podemos hacer: sembrar nuestro grano de paz, y para eso siempre es mejor no esperar estar en la capilla. Solo hay un número limitado de cosas que puede hacer un ser humano, y no podemos juzgarnos a nosotros mismos por no ser Dios.

Así que, si llegara a haber una guerra masiva – que sería terrible – no nos quedaría más que encontrar la paz interna de dar de nosotros lo mejor que podamos para resolverlo, apechugar como podamos nomás y listo. Solo podemos ser responsables de ciertas cosas: no está en las manos de nadie salvar el destino de la humanidad, por mucho que las películas gringas lo digan. No de modo individual, al menos.

Sin embargo – y esto es lo bueno – como dije antes, si algo aprendí de esa búsqueda a través de las profecías varias, en el tiempo esotérico de mi vida, es que no hay nada que sugiera que algo así vaya a pasar ahora. Nada confiable, al menos. Los profetas no le achuntan, ni Nostradamus, ni Cayce, ni tantos otros (ni Salfate, jaja), así que podemos dejar el tema apocalíptico y seguir adelante, tratando de todas maneras de hacer un mundo mejor. Tal vez, irónicamente, la falta de presión nos ayude a ir más rápido en ello.

La segunda: los mayas nunca dicen que el mundo vaya a acabarse el 2012. Por si acaso. Es lo que se ha divulgado, por el sensacionalismo, pero en realidad lo que estos mayas dicen, como le comenté a estos alumnos míos, es que habrá un cambio de conciencia, y un cambio de mundo, según el concepto que es para nosotros ahora. Esto, dejando el hecho de que es lo que dicen que sucederá, no es lo que necesariamente pasará al final.

Pero si aún así algunos tienen susto, y creen que en verdad sí seremos castigados, conviene tener en cuenta tres cosas:

Una, que los mayas tienen muchos calendarios, y este 2012 marca el fin del ciclo de la llamada “cuenta larga”… pero esta cuenta larga solo es una parte de ciclos aún más largos que van mucho más allá en el tiempo. 

Dos, que hay quienes discuten la veracidad de este calendario (dicen que se corrió, como se corrió el cristiano con el supuesto nacimiento de Jesús).

Tres, que los mayas a final de cuentas tampoco eran dioses, sino que solo seres humanos. Pese a la precisión que en ocasiones demostraron… no eran realmente el pueblo santo que se cree que era: eran guerreros y caníbales, y hacían unos sacrificios horrorosos – horrorosos. Así que ¡que no hinchen estos mayas! Gran parte de la gloria que tienen se la hemos dado nosotros, aunque tengan sus logros, especialmente astronómicos, por si apuesto. Tal vez ni eran tan bacanes después de todo, jaja.

Además, si a la NASA el tema no le preocupa, ¿por qué a nosotros debería hacerlo?

Y eso sería por hoy… ¡y hasta el 2012! ¡Así que feliz 2012, adelantado!

Y a ver si nos vemos el 2013… 5 lucas a que sí, jejeje. Tal vez, como en 31 minutos, sí se acabe el mundo… pero solo para que inmediatamente aparezca uno completamente igual.

findelmundo

 

 

 




14 comentarios en “El 2012 y los mayas

  • Anonymous dice:

    Aghhgghghghhg yo no creo que vaya a pasar algo, pero tanto suspenso!!! no lo soporto!!!! hojala el 2013 llegue luego!!

  • anonymous dice:

    Aghhgghghghhg yo no creo que vaya a pasar algo, pero tanto suspenso!!! no lo soporto!!!! hojala el 2013 llegue luego!!

  • anonymous dice:

    Estos mayas podrían haber tenido la bondad de terminar el calendario muuucho más adelante jajaja.. Aquí estaríamos tranquilos y ellos dejarían de sentir que se les mueve la tumba de tanto que pasamos pensando en ellos…… Derepente se van a aparecer solo para decirnos qu los dejemos en paz y ahí se viene la noche de los vivos muertos y hasta ahí legamos xd

  • Anonymous dice:

    Estos mayas podrían haber tenido la bondad de terminar el calendario muuucho más adelante jajaja.. Aquí estaríamos tranquilos y ellos dejarían de sentir que se les mueve la tumba de tanto que pasamos pensando en ellos…… Derepente se van a aparecer solo para decirnos qu los dejemos en paz y ahí se viene la noche de los vivos muertos y hasta ahí legamos xd

  • anonymous dice:

    Ay a mi me da mucho miedo todo esto!!! Ojalá tenga razón :(

  • Anonymous dice:

    Ay a mi me da mucho miedo todo esto!!! Ojalá tenga razón :(

  • Anonymous dice:

    Qué recopilación de datos mas interesantes, sobretodo ahora que se viene!!Pues la verdad tampoco creo que vaya a pasar algo, pero igual xd

    FDS

  • anonymous dice:

    Qué recopilación de datos mas interesantes, sobretodo ahora que se viene!!Pues la verdad tampoco creo que vaya a pasar algo, pero igual xd\u003cbr /\u003e\u003cbr /\u003eFDS

  • Anonymous dice:

    Yo estoy de acuerdo contigo , no creo para nada que se vaya a acabar el mundo. Cuando pase , pasara , esa es mi filosofía y con eso al menos no me pre-ocupo de antemano

  • anonymous dice:

    Yo estoy de acuerdo contigo , no creo para nada que se vaya a acabar el mundo. Cuando pase , pasara , esa es mi filosofía y con eso al menos no me pre-ocupo de antemano

  • Anonymous dice:

    Ay sí yo tampoco me preocuparía,total Nostradamus se equivoco y tampoco pasó nada el 2000!!!

  • anonymous dice:

    Ay sí yo tampoco me preocuparía,total Nostradamus se equivoco y tampoco pasó nada el 2000!!!

  • Anonymous dice:

    Hola María Paz, qué variados son tus posts, los espero cada viernes!
    y un interesante anàlisis de lo que pasarà en el 2012, aunque hasta que no lleguemos………….

  • anonymous dice:

    Hola María Paz, qué variados son tus posts, los espero cada viernes!\u003cbr /\u003ey un interesante anàlisis de lo que pasarà en el 2012, aunque hasta que no lleguemos………….

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    '